El presidente de Pdvsa e iraníes constituyeron empresa en un paraíso fiscal

Eulogio Del Pino, Pedro León y empresarios persas que aparecen en la lista Clinton y de la ONU, registraron en Islas Vírgenes Británicas una compañía de servicios a la industria petrolera, que tiene una sede en Madrid.  Las leyes venezolanas obligan a que este tipo de firmas sean publicadas en Gaceta Oficial, lo cual no ocurrió

EL PITAZO

En octubre de 2007, el presidente fallecido Hugo Chávez y su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, pactaron la creación de una empresa mixta llamada Venirogc que “le disputaría el liderazgo a las gigantes petroleras Chevron y Shell”, según manifestó el mandatario venezolano.

La conformación de la empresa repartió el capital accionario en dos partes idénticas: Pdvsa (a través de su filial CVP o Corporación Venezolana de Petróleo) y la iraní Petropars controlarían cada una el 50% de Venirogc (Venezuelan Iranian Oil & Gas Co). “El proyecto prevé emplazar la sede principal en Europa –por el momento se analiza las posibilidades de España y Holanda– y se concentraría pura y exclusivamente en operaciones fuera del territorio de ambas naciones”, anunciaron los mandatarios a finales de 2007.

Medios de todo el orbe especializados en el tema energético se hicieron eco de la noticia. Reseñaron que “Irán y Venezuela, quienes producen cerca de 9% del crudo mundial, formarán una empresa conjunta global de 1.000 millones de dólares”, citó la publicación mensual de la Fundación “Consejo para el Proyecto Argentino” de noviembre de 2007.

La empresa mixta que se constituyó en este caso (que no es otra cosa que una sociedad mercantil en cuyo capital participa el Estado venezolano y otro actor) tuvo como jurisdicción las Islas Vírgenes Británicas, paraíso fiscal apetecido mayoritariamente por evasores de obligaciones tributarias y otras actividades de dudosa procedencia, según demuestran los documentos del bufete de origen panameño Mosack Fonseca, a los que se tuvo acceso a través de la filtración obtenida por el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (Icij, por sus siglas en inglés)

De hecho la empresa iraní Petropars, ahora socia de Pdvsa por medio de su filial CVP, está incluida en la lista Ofac (la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de EE.UU) o lista Clinton, que se ocupa de sancionar las actividades financieras sospechosas y en este caso la estatal iraní entró en el famoso listado en un intento de EE.UU de frenar el apoyo financiero a los programas nucleares y de misiles de Irán.

Con oficinas en Dubai y Londres, Petropars desempeñó un papel clave en la obtención de inversión extranjera para el campo de gas natural de South Pars, el campo más grande del mundo que se encuentra en el Golfo Pérsico y que Irán comparte con Qatar.

Aun cuando la constitución de una empresa en esta isla no es un delito per se, llama la atención que el Gobierno venezolano no haya registrado la operación en Gaceta Oficial, el principal órgano que le otorga carácter legal a las decisiones y políticas públicas del país. Poco o nada se conoce de estas operaciones.

 

Folleto 04

José Ignacio Hernández, abogado experto en Derecho Administrativo, explicó a El Pitazo algunos aspectos sobre este caso. En la creación de una empresa relacionada con el área de hidrocarburos, por ley, “el Estado venezolano debe tener al menos 50% o más del capital social y esta empresa será de tipo público, independientemente de donde esté constituida y debe publicarse en Gaceta Oficial”, dijo el experto.

Añadió que “existe la interpretación de que una empresa pública constituida en el extranjero no debería someterse a las normas venezolanas de publicidad registral porque esas normas de publicar en Gaceta y Registro solo serían válidas para empresas con jurisdicción en Venezuela o que lleven a cabo sus actividades en Venezuela. Ahora, sigue siendo empresa pública, sigue siendo patrimonio público y queda sujeta a las normas de la ley contra la corrupción, ley de contraloría, etc”.

El proceso de constitución de Venirogc

El monto inicial de la constitución de la empresa fue de cuatro millones de euros, según el registro de Venirogc, empresa mixta venezolana – iraní, que se observa en los documentos de Mossack Fonseca que fueron filtrados.

La sociedad alternaría la junta directiva cada dos años. Los dos primeros años estaría compuesta por tres miembros de Petropars y dos de CVP (Filial de Pdvsa) y al vencer el período se elegiría una nueva junta esta vez con mayoría de la filial venezolana, tres miembros de CVP y dos de Petropars. Así, para el 23 de enero de 2008 firmaron el consentimiento para la creación de Venirogc los cinco miembros: Eulogio del Pino y Pedro León en representación de CVP filial de Pdvsa y los tres miembros de Petropars: Mohammad Ali Talebi, Mehdi MirMoezi y Gholamreza Manouchehri.

Del Pino, geofísico con estudios en Venezuela y EEUU y más de 30 años de experiencia en la industria petrolera nacional, era el presidente de la CVP al momento de suscribir la constitución de esta empresa. Para septiembre de 2008 asumió la Vicepresidencia de Exploración y Producción de Pdvsa. No pararía de escalar posiciones hasta convertirse en el segundo ejecutivo más importante de la estatal petrolera durante la presidencia de Rafael Ramírez, funcionario sobre quien recae una investigación de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, por más de 21 irregularidades en su gestión. En 2014 el geofísico alcanzaría la presidencia de Pdvsa y en 2015 el cargo de ministro de Energía y Petróleo.

El 4 de enero de 2017, Del Pino fue movido de la cartera ministerial de Energía y Petróleo por el presidente Nicolás Maduro y solo quedó al frente de la estatal petrolera.

El Pitazo desde abril del año 2016 ha escrito en cuatro ocasiones al correo de Del Pino en Pdvsa, sin recibir ninguna respuesta. Una semana antes de la publicación de este reportaje se entregó una correspondencia en la sede de Pdvsa en Caracas y tampoco se logró la reacción del presidente de la estatal petrolera.

Pedro León era el gerente del proyecto Orinoco Magna Reserva de Pdvsa para el momento de la constitución de la empresa en el paraíso fiscal. En la actualidad gerencia la Faja del Orinoco, donde es objeto de críticas a su gestión por presuntos casos de corrupción e ineficiencia. Un informe de un grupo de inspectores de la Vicepresidencia de la República descubrió en 2015, 28 irregularidades en la administración del reservorio de petróleo más importante del país.

Según una fuente ligada a la industria petrolera, el hallazgo del cuerpo de inspectores “es suficiente para arruinar cualquier empresa”, calificando de un “gran desastre” lo evidenciado en ese documento que fue publicado por El Pitazo.

Mehdi Mirmoezi era el viceministro de petróleo iraní. Mohammad Ali Talebi aparece como el director de “Venirogc, compañía española S.L”, filial de la empresa mixta creada en islas Vírgenes Británicas, y Gholamreza Manouchehri, director de Petropars. Los tres figuran en la lista Clinton al igual que Petropars, por lo cual ninguna persona natural o jurídica de EEUU o asentada en esa nación puede hacer negocios o transacciones económicas con estos tres persas y la firma que representan. Este no es el caso de los ejecutivos petroleros venezolanos y de Pdvsa, aunque la empresa estatal cuenta con compañías que operan bajo las leyes estadounidenses en el territorio de ese país.

Constitución Junta Directiva by Armando.info on Scribd

                                                                           

En Madrid, al momento de su constitución en febrero de 2009, su sede era en La Castellana, pero desde julio de 2012 movieron la oficina, que registra un solo empleado, a un edificio de la calle Castello, también en la capital española, lugar distinguido por el lujo de las oficinas y viviendas.

De acuerdo con la información contenida en un folleto elaborado por personal de Pdvsa, Venirogc se encarga de exploración, desarrollo, producción y mercadeo del petróleo y sus derivados. La página web que indica este documento, www.venirogc.com, ni siquiera existe.

Las alarmas de Mossack Fonseca

Para el registro de la empresa, el Estado venezolano echó mano de los servicios de la firma de abogados Mossack Fonseca. El 13 de marzo se oficializó la incorporación de la empresa en los archivos registrales de islas Vírgenes Británicas y el día 14 de marzo se convocó a la primera reunión de la junta directiva

Pero hasta esta firma con sede principal en Panamá encendió las alarmas. Aun cuando la lista Ofac del Departamento del Tesoro de EE.UU no tiene incidencia jurídica en Venezuela, sí fue un elemento clave para que Mossack Fonseca desistiera de prestarle sus servicios a los iraníes y venezolanos en la constitución de la empresa mixta Venirogc.

Con base a los documentos obtenidos de las filtraciones y a los que El Pitazo tuvo acceso, el socio gerente de la firma, un muy enojado Jürgen Mossack, envió un correo electrónico quejándose de la falta de verificación de antecedentes. “¡Todo el mundo sabe que hay sanciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) contra Irán y de EE.UU y ciertamente no queremos ningún negocio con regímenes e individuos de esos lugares!”.

Mossack Fonseca descubrió que estaba actuando para Petropars y otras dos compañías en las que tenía participaciones: Drilling Company International Limited y Venirogc Limited, la empresa conjunta con CVP, filial de la petrolera estatal venezolana Pdvsa, tras verificar que la misma casilla postal de Islas Vírgenes Británicas (3136 en Road Town, Tortola), fue compartida por una multitud de otras compañías tipo “Shell” (“Shell Companies” o empresas caracol, en las que una firma es propiedad de otra y así se camuflan millonarias cantidades de dinero).

La firma recomendó renunciar a Petropars y a “todas sus empresas asociadas”. Para el año 2010, no sólo la Ofac sino la ONU habían dictado sanciones contra el Estado de Oriente Medio. La junta directiva de Venirogc se vio obligada a cambiar de agente registrador en enero de 2011, pocos meses después de que Petropars y las empresas iraníes fueron vetadas internacionalmente.

Según la investigación de El Pitazo, Petropars fue registrada como inactiva desde mayo de 2011, al igual que sus dos subsidiarias, Drilling Company International Limited y Venirogc Limited. Pero otra compañía iraní llamada Petrocom permaneció en los libros.

Reseña el diario The Guardian una nota que reproduce la plataforma Irán Business News en la cual afirma que en junio de 2013, EE.UU impuso sanciones a esta empresa matriz llamada Petrocom, OIIC, describiéndola como parte de una red de 37 empresas de primera línea creadas para administrar las tenencias comerciales del liderazgo iraní. OIIC fue presuntamente controlada por una compañía de una cartera comercial llamada Eiko, que significa “La Ejecución de la Orden del Imam Khomeini”. A pesar de la resolución de cortar los lazos con Irán, Mossack Fonseca continuó prestando servicio a Petrocom. Compartió el mismo contador de Londres que Petropars, y dio su dirección como Sepahbod Gharani Avenue en Teherán.

Los datos más recientes, de diciembre de 2015, muestran que Petrocom sigue en los libros de la empresa. Un certificado de buena reputación se publicó en abril de 2015. En enero de 2016, EE.UU retiró a Petropars y OIIC de su lista negra, tras el acuerdo nuclear con Irán.

Registro de directores by Armando.info on Scribd

 

El agujero negro de las empresas mixtas en Venezuela

Más allá del gran escándalo que generó la filtración de los documentos de la firma de abogados Mossack Fonseca y que salpicó a la estatal petrolera venezolana por este caso, poco o nada se sabe del estatus de la ejecución de proyectos por parte de esta empresa mixta o del destino del capital que se manejó después de su creación y la de su empresa filial en España, la cual también aparece en los registros como inactiva.

La opacidad que existe en Venezuela en cuanto a la legislación de empresas mixtas la explica el abogado José Ignacio Hernández. “En Venezuela las empresas mixtas como tal no existen, es decir, no hay ninguna forma jurídica de una empresa que sea empresa mixta. Sin embargo, no existe ninguna norma que prohíba la constitución de esa empresa. Por un lado, el marco jurídico de los hidrocarburos permite a Pdvsa crear empresas mixtas. En segundo lugar, ese marco jurídico le permite crear empresas mixtas, y en general, en el exterior. Ni a Pdvsa ni a ninguna otra empresa privada o pública se le prohíbe constituir filiales o relacionadas en jurisdicciones consideradas paraísos fiscales. Lo que puede tener son consecuencias tributarias. Digamos en esa situación está cualquier otra empresa o filial venezolana que esté en jurisdicciones consideradas paraísos fiscales”, explicó a El Pitazo el experto en Derecho Administrativo y columnista de la plataforma Prodavinci.

Aunque no exista ilegalidad alguna, se trata de un patrimonio público del que poco o nada se sabe sobre el uso que el Estado venezolano le dio a los recursos que se usaron en la conformación de esta empresa mixta. “Todos los aportes de Pdvsa son patrimonio público y la empresa en sí y sus bienes, en proporción a la participación accionaria de Pdvsa, también lo son, incluso la filial que se constituyó en España”, destacó Hernández.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*